Aguarde...
 

LA DANZA DE LOS TITERES



Produto disponível no mesmo dia no aplicativo Kobo, após a confirmação  do pagamento!

Sinopse

La atmósfera espacial de “La danza de los títeres” ha de situarse a mediados del caducado siglo veinte, en una España salida de una pomposamente calificada Cruzada de Liberación Nacional y sumergida en una larguísima posguerra con vencedores y vencidos, lo que no importa porque lo que en ella se narra nada tiene que ver con la Historia ni con cuestiones políticas. Sí tiene que ver con los títeres que en ella danzan, dado que les toca bailar en un periodo sujeto a una extrema presión ideológica, en el que muchos se enriquecieron en río revuelto mientras la masa popular y obrera, económicamente deprimida, tuvo que luchar a brazo partido para sobrevivir. El “presente teatral” en que se desenvuelve la acción, corresponde al ya liberado de cartillas de racionamiento y en que alcanzó su auge la avalancha que vació los campos de labriegos, desbordó las ciudades y vomitó más allá de las fronteras patrias a muchos que temían ser represaliados por sus ideas non gratas a un régimen intolerante y revanchista e ideal para el encumbramiento de los trepadores. Fue asimismo el de las inagotables horas extraordinarias con que se redondeaban unos salarios que se mantenían sistemáticamente bajos, y en que el siempre crucial problema de las parejas ansiosas de casarse —el del nido— alcanzó dimensiones inconmensurables, sobre todo para las modestas, faltadas de “enchufe” —inefable palanca de ese momento histórico—, merced al cual pudieran obtener un habitáculo en los proliferantes barrios de “viviendas protegidas” con los que se pretendía desterrar el barraquismo. En uno de esos barrios transcurre la trama. En ese presente no había ordenadores —al menos no comercializados como material de consumo generalizado—, las neveras eléctricas eran un lujo, las lavadoras y los televisores asomaban las narices en el mercado y eran objeto de ardiente deseo. No se había iniciado el boom automovilístico y las carreteras estaban despejadas... Las mujeres, para bien o para mal, ¡vaya usted a saber!, no disfrutaban de libertad sexual y las solteras, adolescentes o maduras, no se avergonzaban de conservar la virginidad, sino todo lo contrario. Tampoco se conocía el sida ni la drogadicción al por mayor... Con lo dicho, sólo pretendo prevenir al lector de que mis títeres tienen la mentalidad que les impone su burbuja temporal y a ella se atienen. Sin embargo, aunque su actuación no parezca señalarlo así, sus motivaciones son las mismas —celos, envidia, vanidad, egoísmo...— que en ayeres seculares o milenarios impulsaron a otros títeres, impulsan a los del presente e impulsarán a los de cuantos presentes se proyectarán en el futuro. Y es que está demostrado que la criatura humana es incapaz de cambiar: ¡no se constituyen en cambio las actitudes asentadas en la modificación externa de los modos de hacer! La mona, aunque se vista de seda... Y perdón por el exabrupto.

Detalhes do Produto

    • Ano de Edição: 2017
    • Ano:  2017
    • País de Produção: Brazil
    • Código de Barras:  2001112484960
    • ISBN:  9788416497843

Avaliação dos Consumidores

ROLAR PARA O TOPO